Menú Principal

Mensaje del Director

RESOLUTIVIDAD Y AUTOGESTIÓN CON JUSTICIA SOCIAL

Hablar del Hospital Regional de Antofagasta en la actualidad, me lleva a contextualizar entre un antes y un después de una contingencia sanitaria mundial, crisis que no esperábamos pero que llegó para instalarse en nuestra sociedad y de forma compleja nos enseñó a aplicar distintas estrategias para contenerla, y en un futuro próximo, erradicarla.

Antes de la pandemia por coronavirus, nuestro Hospital atendía no solo las necesidades de la Región de Antofagasta sino de toda la macrozona norte del país. Aunque con desafíos pendientes, este centro asistencial – uno de los más modernos de Sudamérica – venía avanzando en lograr mejorar los niveles de resolutividad ante las demandas pendientes de nuestros pacientes y usuarios, como por ejemplo, la reducción de la lista de espera quirúrgica y las atenciones GES.           

Ya en medio de la pandemia, estos niveles de resolutividad se han visto afectados, al igual que la vida cotidiana de cada uno de los habitantes del planeta, en mayor o menor grado. Sin embargo, esta catástrofe sanitaria ha servido también para fortalecer nuestra capacidad de adaptación y entrenamiento para superar los obstáculos que se han presentado.

Apoyados en un valioso equipo de colaboradores(as) y en general de la sociedad civil organizada y la comunidad, este Hospital Regional ha implementado las medidas pertinentes para potenciar la prestación de un servicio de salud de calidad, oportuno y con justicia social. Hemos aumentado nuestra capacidad de atención en camas críticas y se han realizado cuantiosas inversiones en equipos de última generación para responder a necesidades respiratorias de los pacientes. Esto último incluso ha permitido fortalecer la alianza público-privada en los momentos de mayor necesidad para nuestra institución. Asimismo, se han aplicado protocolos de sanitización, desinfección y resguardo de áreas clínicas, administrativas y operativas con el principal objetivo de minimizar riesgos que atenten contra la salud de pacientes, usuarios, funcionarios y visitantes.           

Todo esto ha sido posible gracias a un trabajo cohesionado entre los distintos integrantes de este equipo multidisciplinario, entendiendo que nuestro Hospital Regional es pionero en la figura de procesos internos y externos concesionados, lo que nos obliga a actuar con mayor rigurosidad y cumpliendo estrictamente todos los mecanismos de supervisión y control interno de nuestro desempeño clínico y administrativo, llevando al mínimo cualquier riesgo de fraude o manipulación irregular de recursos.           

Como recinto de salud, tenemos la prioridad de transmitir que somos una institución pública que debe brindar atención de calidad y humana a todos los ciudadanos, sin exclusión. Visualizamos un país que continúe respondiendo a las desigualdades y para ello debemos actuar todos juntos con este propósito.           

Y para lograr este anhelo de todos los habitantes, ponemos a disposición un valioso capital humano, formado con excelencia y experiencia, para trabajar mano a mano con todos ustedes, contigo, con ellos, con ellas, todos nosotros… La salud de nuestro país, de nuestra región, de nuestra familia, depende en gran medida no solo de la atención sanitaria sino también de nuevos modelos preventivos y curativos. Es en este campo que, como centro referente de toda la macrozona norte del país, queremos apoyar en los distintos niveles educativos para que la población sepa concientizar el compromiso de corresponsabilidad en la contención de enfermedades prevenibles, como por ejemplo la obesidad infantil. Esto podemos evitarlo y el sistema de salud debe apoyar en esta labor. Queremos hacerlo, debemos hacerlo. Practicando el autocuidado de nuestra salud ayudamos también a fortalecer el sistema sanitario.           

Anhelamos también avanzar hacia un sistema de atención que sepa salir de la época del papel y entrar de lleno y totalmente en la era digital. Hemos avanzado en esta ruta pero no ha sido suficiente, aún nos falta. La automatización de procesos nos permitirá entregar atenciones más seguras, expeditas y auditables.           

En un futuro cercano esperamos además concretar nuevos desafíos, como nuestro Centro de Trasplantes y la Unidad de Atención Neuroquirúrgica, iniciativa que significará un impacto directo en la reducción de la histórica lista de espera, y por ende, mejor calidad de vida para los usuarios.           

Finalmente, quiero expresarles mi más firme compromiso, y el del equipo que me acompaña, en estar siempre dispuestos a recibir sus dudas, sugerencias, reclamos y/o solicitudes. Para nosotros, la comunicación con cada uno de ustedes es fundamental. Tenemos canales rigurosos de seguimiento a cada uno de estos requerimientos y todos son valorados en su justa dimensión. A través de este mensaje les envío mi abrazo solidario y los invito a construir el Hospital que merecen y del que se sientan orgullosos, donde sea una institución que funcione con protocolos y procedimientos ajustados a las normativas que nos rigen en materia sanitaria y del buen uso de los recursos fiscales, bajo el principio de eficiencia y eficacia.             

Tu salud ha sido, es y seguirá siendo nuestro norte…

Enrique Bastías Nieto

Director del Hospital Regional de Antofagasta